¿HASTA QUÉ PROFUNDIDAD DESCOMPACTAMOS CON UNA PASADA DE PARATILL?

11.01.2022

Esta experiencia se realizó en una empresa modelo de producción agrícola con campos en Sachayoj, Santiago del Estero (Argentina), la cuál lleva una trayectoria de varios años trabajando por ambientes, donde dentro de un marco de mínimo impacto ambiental se viene trabajando en un sistema de producción que eleve los pisos de rendimiento.

Caracterización de los ambientes

El lote donde se ralizó la experiencia se caracteriza por presentar elevada variabilidad, con una amplia brecha productiva. Por un lado, en la mitad Oeste del lote se presenta un suelo Haplustol típico, clase: 3 limitada por clima, con rendimientos de 11 mil Kg/Ha de maíz y 4 mil Kg/Ha de soja, mientras que en la mitad Este del lote predomina un suelo Argiustol, clase 4 limitada por suelo (textural por ser arcilloso) y clima, con rendimientos de maíz inferiores a los 4 mil Kg/Ha y de 2 mil Kg/Ha de soja (ver Imagen 1).

Dicha mitad Este de baja productividad es afectada por una vía de escurrimiento natural  que concentra el paso de agua de su microcuenta. Debido a esto, a través de los años se generó una acumulación de arcillas con la consecuente densificación, formación de estructura laminar en los primeros centímetros de suelo y lixiviación de nutrientes (ver Imagen 2)

Objetivo

Previo a la siembra del cultivo de verano, se realizó una pasada de paratill en favor del sentido de siembra (perpendicular al sentido de la pendiente). El objetivo de la práctica fue el de aumentar las la infiltración de las precipitaciones y descompactar los primeros centímetros de suelo para así favorecer el desarrollo radicular, la generación de bioporos y la captura de Carbono a través de las raíces.

RESULTADOS

En la Imagen 4 se pueden observar las curvas con los promedios de los tratamientos con y sin paratill. Al evaluar dichas curvas de impedancia del suelo en profundidad encontramos la influencia de la labranza vertical hasta los 25 cm de profundidad, siendo el estrato de 6 a 10 cm en dónde hubo mayor impacto de la práctica, seguido inmediatamente por el estrato de 11 a 15 centímetros.

Al observar las respuestas de la práctica de labranza en función de los ambientes, vemos cómo en alta productividad la profundidad de descompactación llega hasta los 28 cm, mientras que en media productividad apenas alcanza los 24 cm. Además, la densificación en ambiente de alta es menor que en media productividad, siendo la brecha entre las curvas mayor en alta que en media, evidenciando un mayor trabajo de descompactación en ambiente de alta productividad.

Autor: Ing Agr Ezequiel Krieger Marín. Director de Opuntia Consultora

Te gustó esta nota? Te resulta de utilidad?

Tu opinión nos resulta imprescindible para mejorar!

Puedes dejar tu comentario 👇.